Tras una gran cantidad de estudios e investigaciones se ha llegado a la conclusión de que el CBD presenta una nueva perspectiva farmacológica no invasiva para tratar el dolor crónico y además, es de origen 100% natural.

La mayor parte de las enfermedades presentan entre sus síntomas un factor en común, el dolor. El cual es una sensación que en función de la enfermedad o que lo cause puede llegar a ser muy desagradable. Existen escalas para tratar de medir en menor  medida el dolor dividiéndose entre agudo que es el más leve, o autolimitante, el cual llega a ser más crónico y por norma general incapacitante.

Como ya es sabido, la planta de cannabis ha sido utilizada desde hace muchísimos años como herramienta medicinal. Por otro lado, nuestro organismo presenta un sistema endocannabinoide ( Es un sistema encargado de recibir y traducir todos los estímulos de los cannabinoides). Existen en nuestro cuerpo varios compuestos endógenos que interactúan directamente con los receptores cannabinoides. Algunos ejemplos de estos tipos de compuestos son  la anandamida y el 2-AG. Entre las funcionalidades que tiene el sistema cannabinoide estás las fisiológicas como el descanso, el apetito, coordinación y el dolor.

El CBD es uno de los 120  compuestos denominados fitocannabinoides que tiene beneficios en nuestra salud y que no presenta ningún tipo de adicción ni efecto psicotrópico.

Diferentes tipos de dolor y mecanismos

En primer lugar, el dolor  es según el Ministerio de Salud “ Una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada a un daño tisular real o potencial o descrita en términos de dicho daño”

El dolor podríamos decir que se traslada por nuestras fibras nerviosas desde la periferia hasta llegar al cerebro, el cual integra e interpreta la información en función de diversos factores. Este procedimiento está denominado como ruta ascendente del dolor. A partir de esta situación, se identifica una vía para extinguir el dolor que consiste en emitir señales partiendo de la corteza hacia la periferia para que la sensación de dolor aminore. En este proceso participan varios neurotransmisores tanto a nivel patológico como fisiológico entre los que destaca el glutamato que ejerce un papel principal en el sistema nervioso como a nivel de control del dolor.

 

El glutamato está considerado como el neurotransmisor excitante del SNC y existen una gran cantidad de investigaciones y casos clínicos en el que se demuestra su hiperactivación  en varias condiciones patológicas, entre ellas el dolor crónico. 

El ácido aminobutírico es el neurotransmisor que se encarga de inhibir el dolor en el sistema nervioso central, entre sus rensponsabilidad se encuentra la inhibición de las neuronas de la médula espinal  que se encargan de la transmisión de dolor. El dolor lo podemos catalogar en función de si es agudo o crónico:

Dolor agudo

dolor_cronico-05

Es aquel que aparece en un momento determinado y lo causa algo específico como por ejemplo podría ser un golpe, una operación. Este tipo de dolores al ser provocados por algo algo en concreto conforme se va recuperando la lesión o las heridas el dolor irá disminuyendo progresivamente.

Dolor crónico

Por el contrario, el dolor crónico es aquel que permanece durante más de 6 meses aunque el motivo por el que apareciera ya haya desaparecido. El dolor permanece de manera constante durante varios meses, años y en función a factores ambientales o psicológicos puede desencadenar un aumento del mismo.

Ejemplos de dolor crónico pueden ser las migrañas, cáncer, lupus, fibromialgia, dolor neuropático, artritis, etc.

El dolor agudo tiene la ventaja de que su tratamiento es simple, ya que con antiinflamatorios o opiáceos débiles puede llegar a reducirse, sin embargo, el dolor crónico como por ejemplo el dolor neuropático, es mucho más difícil de reducir. El CBD es con el THC uno de esos componentes que tienen un poder terapéutico en el tratamiento de diversos tipos de dolor crónico.

¿Cómo actúa el CBD en el dolor?

El CBD es uno de los compuestos más potentes y de los que más se sabe a nivel farmacológico de los más de 100 que tiene la planta de cáñamo, es por ello que existen una gran cantidad de estudios que demuestran en casos clínicos como el CBD es un remedio eficaz para tratar ciertos tipos de dolor crónico en reprimiento de los opiáceos. 

El cannabidiol es un componente que actúa en los receptores CB1 y CB2 y que se comunica con los distintos tipos de neurotransmisores que hay en el sistema nervioso central. El CBD tiene entre sus propiedades inhibir los efectos de la Adenosina (vinculados con la transmisión del dolor y su cronificación). El cannabidiol repercute directamente en la serotonina 5HT1 que es la encargada de las comorbilidades asociadas con el dolor neuropático y la ansiedad. Es por ello que el CBD tiene una gran importancia y se recomienda su consumo a pacientes con dolor neuropático crónico.

Usos terapéuticos demostrados del CBD

El CBD presenta un gran número de estudios y pruebas que verifican que es un elemento crucial en el tratamiento de dolores neuropáticos ya sea solo o combinándolo con el tetrahidrocannabinol y mejora la secuelas que están vinculadas al dolor crónico como puede ser la depresión o la ansiedad generada por el dolor insoportable. 

Como ya hemos hablado anteriormente en otras entradas de blog, el CBD no solo tiene beneficios para el dolor crónico, sino que también tiene numerosos beneficios para la epilepsia, la inflamación, problemas de sueño, esclerosis múltiple o la esquizofrenia.

En este momento, el CBD se utiliza para tratar epilepsias infantiles que no tenían tratamiento hasta ahora, y que sin embargo con el consumo de CBD se presenta mejoras.

Mejorar calidad de vida en pacientes con dolor crónico con CBD

El dolor crónico presenta consecuencias que no solo son la sensación persistente  de dolor, sino que por norma general, va asociado con una limitación en la calidad de vida de las personas que lo padecen. Entre los agentes y motivos por el que el dolor se mantiene y perdura en el tiempo se encuentran las afecciones proinflamatorias y la vasodilatación local,entre otros. Si no se reconduce la situación y se identifica el motivo que causa el daño, el dolor puede desencadenar en la aparición de enfermedades antiinflamatorias clásicas como puede ser la artritis. Existen varios casos preclínicos que nos otorgan cierto respaldo de las propiedades anti inflamatorias de los cannabinoides, (destaca el CBD por ser no tóxico ni psicoactivo). El dolor crónico a día de hoy no tiene tratamiento, solo podemos tratar de reducir considerablemente este efecto y hacer que los pacientes tengan el mínimo dolor posible y que aumente su calidad de vida.

Contacta con nosotros

Cerrar
info@cannadream.es
clientesb2b@cannadream.es





    Contacta